Epi 312. ¿Nos damos cuenta? (acerca de la tragedia de once)

El Macroscopio - 312o. Programa - Viernes 24 de Febrero 2012 - ¿Nos damos cuenta?

EL MACROSCOPIO - todos los derechos reservados
Episodio 312 –24/2/12 - LR9 Radio América AM 1190 khz, Buenos Aires, R. Argentina

Intitulado: “¿ Nos damos cuenta?”
Subtitulado: “cambiamos o nos toca en la próxima”


El título de episodio. No hay Lampiaventura Froidiana hoy tampoco.
No podemos permaneces ajenos, no podemos seguir colocando cosas afuera.
No le pasó a “gente”, a “familias", nos pasó a nosotros. Nos pasa a nosotros

Absurdo.

Muertes absurdas, constantemente.

Gente que muere cuando va trabajar. Otra vez más. Al igual que otras tantas veces.

Se finge el dolor y después se sigue como si nada, hasta la próxima vez.

Que nos queda? Nuestra única posibilidad es aportar pequeños cambios desde el lugar que ocupemos.

Un ejemplo, apoyar La fiesta por la Justicia (entrega de premios Petisos Orejudos).  Una crítica a actos de gobierno, los fallos judiciales no son otra cosa que eso, para generar consciencia. Una suma de pequeños actos puede a la larga generar un cambio, dado que, evidentemente, las propuestas de cambio no viene nunca de arriba hacia abajo.

Por eso la música que escucharán, que es siempre nuestro pensamiento. No tenemos respuestas, nunca, pero si algo que proponer.

Escucharán en el episodio…

  1. Jesús Cristo, por Roberto Carlos (6:33 min)
  2. O calibre, por Os Paralamas do Sucesso (3:22 min)
  3. Que país é esse, por Legiao Urbana (3:09 min)
  4. Imagine por RPM y Paulo Ricardo
  5. Indios, por Legiao Urbana (4:17 min)
  6. Ate quando, por Gabriel O Pensador (4:21 min)
  7.  Volver a los 17 ... (4:45 min)


O Calibre (Herbert Vianna) 

Vivo sin saber hasta cuando, todavía, estoy vivo.
Sin saber el calibre del peligro. Yo no sé de dónde viene el tiro.

Por qué caminos vos vas y volvés? En que esquinas nunca parás? A que hora vos salís?
Hace cuanto tiempo que sentís miedo? Cuántos amigos vos ya perdiste? Atrincherado, viviendo en secretos? Y todavía decís que no es problema tuyo.

Y la vida, ya no es más vida. En el caos nadie es ciudadano. Las promesas fueron olvidadas. No hay estado, no hay más nación.
Perdido en números de guerra, rezando por días en paz. No ves que es tu vida que aquí se termina con una nota corta en el diario?

Eu vivo sem saber até quando ainda estou vivo. Sem saber o calibre do perigo,  Eu não sei d'aonde vem o tiro


Indios. Legiao Urbana

Quien me diera, al menos una vez, tener de vuelta el oro que le entregué, a quien consiguió convencerme que era “prueba de amistad”, si alguien se llevó hasta lo que no tenía.

Quien me diera, al menos una vez, olvidar que creía que era en broma, que se cortaba siempre un paño de suelo de lino noble y pura seda.

Quien me diera, al menos una vez, explicar lo que nadie consigue entender, que lo que pasó, todavía está por venir y el futuro no es más como era antiguamente.

Quien me diera, al menos una vez, probar que quien tiene mas de lo que precisa tener, casi siempre se convence que no tiene bastante, habla de más por no tener nada que decir.

Quien me diera, al menos una vez, que lo más simple fuese visto como lo más importante. Pero nos dieron espejos, vivimos en un mundo enfermo.

Quien me diera, al menos una vez, entender como un solo Dios, al mismo tiempo, es tres. Y, si ese mismo Dios fue muerto por ustedes, que maldad, entonces, dejar un Dios tan triste.

Yo quise el peligro y hasta sangré solo, entendé.
Así pude traerte de vuelta a mi, cuando descubrí que sólo vos, me entendés del inicio al fin.
Y sos sólo vos quien tiene cura para mi vicio, de insistir en extrañar todo lo que todavía no vi.

Quien me diera, al menos una vez,, creer por un instante en todo lo que existe. Y creer que el mundo es perfecto, que todas las personas son felices.

Quien me diera, al menos una vez, hacer con que el mundo sepa su nombre. Está en todo y, asimismo, nadie le dice, al menos, gracias.

Quien me diera, al menos una vez, como la más bella tribu, de los mas bellos indios, no ser atacado por ser inocente.

Yo quise el peligro y hasta sangré solo (… repite)

Nos dieron espejos, vivimos en un mundo enfermo. Intenté llorar y no lo conseguí.


Até Quando?
Gabriel O Pensador

No tiene sentido mirar para el cielo, con mucha fe y poca lucha
Levántate ahí que tenés mucha protesta por hacer, no tiene sentido mirar al suelo. Girar la cara para no ver. Presta atención que te colocaron en una cruz, y sólo porque Jesús sufrió no quiere decir que vos tengas que sufrir.

Hasta cuando vas a usar rienda? Riéndote de la propia tragedia.
Hasta cuando vas a usar rienda? Rico, pobre o clase media.
Hasta cuando te vas a llevar coscorrón mudo? Cambiá, cambiá esa postura.
Hasta cuando te vas a quedar mudo? Cambiá que el miedo es un modo de censura.
Hasta cuando vas a seguir ligando trompadas. Hasta cuando te vas a quedar sin hacer nada. Hasta cuando te vas a seguir ligando bolsas de trompadas.


Vos intentás ser feliz y no ves que es deprimiente. Tu hijo sin escuela, y tu viejo está sin dientes. Se intenta estar contento y no se ve que es indignante.
Vos estás sin empleo, y tu hija embarazada. Vos te hacés el sordo, no ves que es absurdo.
Vos que sos inocente vas preso flagrante. Y todo es flagrante.

La policía mató el estudiante, dijo que era bandido y lo llamó traficante.
La justicia atrapó al pobretón, soltó el diputado y absolvió Policías Militares de vicarios.

La policía solo existe para mantenerte a vos en la lei.
Ley del silencio del mas flaco, o aceptas un saco de trompadas o vs a parar al saco.
La programación existe para mantenerte a vos en la frente, la frente de la TV, que es para entretener. Que es para que no veas que el programado sos vos.

Me levanto, no tengo trabajo, busco trabajo, quiero trabajar. Y el tipo me pide un diploma, no tengo diploma, no puedo estudiar. Y quieren que sea educado, que ande arreglado, no pude estudiar. Y quieren que sea educado, que ande arreglado, que sepa hablar. Aquello que el mundo me pide no es lo que el mundo me da.
Consigo un trabajo, comienzo el empleo y me mato de tanto rallar.  Me levanto bien temprano, no tengo descanso ni tiempo para pensar.
No pido arreglo, pero a donde llego, si me quedo siempre en el mismo lugar.
El juguete que mi hijo me pide, no tengo dinero para dárselo.
Escuela, limosna. Villa, cárcel. Sin tierra, entierra. Sin renta, se rinde. No, no.

Cambia que cuando la gente cambia, el mundo cambia con la gente.
La gente cambia el mundo con el cambio de mente.
Y cuando la gente cambia va para adelante.
Y cuando la gente manda, manda la gente.
En el cambio de actitud no hay mal que nos e cambie, ni enfermedad sin cura.
En el cambio de postura la gente queda más segura.
En el cambio del presente la gente molda el futuro.

Hasta cuando vas a seguir ligando trompadas. Hasta cuando te vas a quedar sin hacer nada.



Entre tanta porquería, tantas miserias y tanta frustración. Queremos cerrar con algo lindo. Y no es lindo sólo porque es de Violeta Parra y los cantan Mercedes Sosa, Caetano Veloso, Gal Costa,  Milton Nascimento y Chico Buarque.

Sin porque la primera estrofa resume mucho de lo que vivimos ayer y hoy, donde no entendemos nada, pero necesitamos tener la ilusión de que “algo” en algún momento cambie. Volver a los 17.


Volver a los 17 (Violeta Parra)

Volver a los 17, Después de vivir un siglo
Es como descifrar signos, Sin ser sabio competente
Volver a ser de repente, Tan frágil como un segundo
Volver a sentir profundo, Como un niño frente a dios
Eso es lo que siento yo, En este instante fecundo.

Se va enredando, enredando, Como en el muro la hiedra
Y va brotando, brotando, Como el musguito en la piedra
Como el musguito en la piedra, Hay si ..., si ..., si ...

Mi paso retrocedido, Cuando el de ustedes avanza
El arco de las alianzas, Ha penetrado en mi nido
Con todo su colorido, Se ha paseado por mis venas
Y hasta la dura cadena, Con que nos ata el destino
Es como un diamante fino, Que alumbra mi alma serena.

Se va enredando, enredando, Como en el muro la hiedra
Y va brotando, brotando, Como el musguito en la piedra
Como el musguito en la piedra, Hay si ..., si ..., si ...

Lo que puede el sentimiento, No lo ha podido el saber
Ni el mas claro proceder, Ni el mas ancho pensamiento
Todo lo cambia el momento, Cual mago condescendiente
Nos aleja dulcemente, De rencores y violencias
Solo el amor con su ciencia, Nos vuelve tan inocentes.

Se va enredando, enredando, Como en el muro la hiedra
Y va brotando, brotando, Como el musguito en la piedra
Como el musguito en la piedra, Hay si ..., si ..., si ...

El amor es torbellino, De pureza original
Hasta el feroz animal, Susurra su dulce trino
Detiene a los peregrinos, Libera a los prisioneros
El amor con sus esmeros, Al viejo lo vuelve niño
Y al malo solo el cariño, Lo vuelve puro y sincero.

Se va enredando, enredando, Como en el muro la hiedra
Y va brotando, brotando, Como el musguito en la piedra
Como el musguito en la piedra, Hay si ..., si ..., si ...


Y se terminó el programa, se fue el episodio 312 de El Macroscopio.

Macroscopio o silencio.

Fundamentalismo superficial, como tantos otros.

Nos vamos, hasta siempre, Chau Che
No es solamente un símbolo, sino coherencia con lo discutido en el episodio.