Epi 842. Crónica de la verdad y el Banderazo por Lampinho

Esta es toda la verdad y nada más que la verdad de lo ocurrido en la madrugada del 7 de marzo de 2014. Una crónica que muchos tratarán de ocultar y negar.

Era viernes por la madrugada de radio, es decir, un jueves a la noche para los mortales que no trabajan con las leyes de la programación. Estaba por finalizar “Viaje al Centro de la Noche” dando comienzo al particular pase de transmisión al “El Macroscopio”, inventado por Martín Piqué e intitulado “Everybody needs a lawyer”.

Para aquellos que no escuchan la trasmisión en vivo, el pase se trata de una fantochada que realiza el mencionado homónimo del atendedor de Shakira y jugador de Barcelona; consiste en que éste, junto a sus compañeros Javier Vogel y Juan Facundo Cardoso, interrogan al abogado sobrino nieto de Lampinho (homónimo al jugador de Godoy Cruz y ex Ferrocarril Oeste), quien acepta que lo “doctoreen” sin que aclarar nunca que carece de doctorado alguno en derecho y que su título coincide simplemente con el de abogado. Un poquito en serio y bastante en broma, intercambian entre ellos preguntas mutuas sobre cuestiones judiciales o jurídicas.

Bueno, eso estaba sucediendo y, de pronto, terminó de suceder.

Si, el audio se cayó, luego fueron las luces las que se interrumpieron por segundos. Cuando la situación lumínica se regularizó, el cartelito de “aire” nunca volvió a encenderse. En poco tiempo entendieron y constataron que no volverían a salir en vivo hasta que alguien de técnica interviniera. Los protagonistas de ambos programas, operadores técnicos y periodistas presentes salieron todos a la calle. Estaba presente hasta algún madrugador del equipo de “América No Duerme”, de quien no daremos datos para no comprometer su prestigio.

Afuera encontraron a Lampinho, en su estado de embriaguez habitual, pero esta vez un tanto mas desencajado que de costumbre, gritando sin parar: “saboteadores hijos de puta”. Ninguno de los salientes emitió opinión ni le dio importancia, salvo Javier Vogel que por lo bajo pareció decir algo así como: “pobre vejete, desde que falleció Dottore Molinete, no tiene canje de champuncito y el tomar bebidas cola light de terceras marcas lo está matando”.

Pero Lampo no paraba de gritar. Pronto comenzó a hablar por teléfono y contarle a quien él decía tratarse un amigo muy importante -aunque tranquilamente podría ser su dealer o un pibe del call center de su compañía telefónica-. Le contaba a los gritos que se trataba de un sabotaje de la corpo radial para que su programa no saliera al aire porque no toleraban su éxito en la revolución radial, dado que estaba empezando a hacer temblar los intereses de otras emisoras y una cantidad no numerables de pavadas más.

Como siempre, los presentes continuaban sin inmutarse frente a la actitud del marino mercante jubilado.

En pocos minutos, Lampote pasó a convocar un banderazo a su favor en el obelisco. Ninguno de los presentes pensaba perder dos minutos de su vida acompañando al viejo. Pero, de todos modos, tampoco ninguno dudó en decirle que podía ir yendo al obelisco, mientras ellos esperaban la llegada de los fanáticos -a los que nadie convocaba- que llamaban sin parar a la radio reclamando por el programa no emitido. Un automóvil, el de la foto, conducido por Evaristo Froid´d, paró en la puerta de Amenábar 23 para ser abordado por el marino. El vejete sacaba medio cuerpo por la ventana del acompañante -no si antes colocarse una franela de vincha-, partieron mientras gritaba que los esperaba a todos en el obelisco y que iba a juntar más gente que cuando fue lo de Riquelme.

Después de unos minutos de silencio absoluto de todos los que asistieron al triste episodio vivido y protagonizado por Lampote, Juan Facundo Cardoso le dijo al sobrino nieto de Lampi: “¿Che bolas, viste lo de la reforma al Código Penal?”.

“No boludo, ¿cuál? ¿Qué código?”, fue la respuesta del abogado mientras buscaba unos caramelos media hora en su bolsillo.



Macroscopio o silencio.

Fundamentalismo superficial, como tantos otros.


Nos vamos, hasta siempre, Chau Che


Para comunicarse con nosotros pueden hacerlo así:

a. por teléfono al (54 11) 4779 1190
b. por correo electrónico: macroscopio.america1190@gmail.com
c. en feizbuk (facebook o fb) Radio America 1190 El Macroscopio
d. twitter @elmacroscopio
e. twitter: @Lampinho1
f. SMS (mensaje de texto) al 55588 espacio MACRO y su mensaje
g. por correo postal escribiendo a Amenábar 23 CABA (el código postal es 1426)
h. a Lampinho (hombre que se excita fácilmente a pesar de su avanzada edad y por eso ya tiene correo cual rockstar) pueden escribirle si quieren al siguiente: lampinho.macroscopico@gmail.com